Qué es bueno para el mal aliento

Actualizado: 01/02/2018

La mayor parte de los casos de mal aliento tiene origen en la boca, por lo tanto, debes prestar una atención muy especial a tu higiene oral para combatir seriamente la halitosis.

Es indispensable que revises tus hábitos diarios. Asearte bien la boca (incluyendo la lengua y el paladar) ayuda a evitar la proliferación de las bacterias responsables por la emisión de gases con olores desagradables.

Además, el aseo bucal mejora el gusto y previene que ciertas enfermedades se desarrollen.

Para que logres tener una buena higiene oral, es necesario que te enfoques en la disminución química y mecánica de los microorganismos que habitan en todas las zonas de la boca.

que es bueno para el mal aliento

Conoce qué es bueno para el mal aliento

1 – El cepillado

Siempre cepíllate los dientes luego de las comidas principales (desayuno, almuerzo, merienda y cena), limpiando con mucho cuidado desde la encía hacia los dientes.

2 – El hilo dental

La placa bacteriana se desarrolla con restos de alimentos que no fueron removidos con el cepillado.

Tiene de 1 a 2 mm de espesor y se localiza en el espacio que queda entre los dientes y la encía.

Las dos operaciones juntas -un buen cepillado y el uso del hilo dental- después de las comidas, evitan el desarrollo de dicha placa.

El hilo dental debe ser pasado cuidadosamente en el espacio interdental y hasta 1 mm hacia dentro de la encía, para limpiar donde el cepillo no logra alcanzar.

Observación: si tu encía sangra aun teniendo mucho cuidado al realizar el procedimiento, es posible que tengas enfermedad periodontal.

Esta es una de las causas más frecuentes de la pérdida de dientes, por lo tanto, en ese caso deberás consultar a tu dentista.

3 – La limpieza lingual

La limpieza de la lengua debe formar parte de tu rutina de higiene de la boca, pues se trata de una de las mayores fuentes de mal aliento.

La parte superior de la lengua tiene la mayor concentración de bacterias de la boca.

Estos microorganismos se alimentan de los residuos de comida que allí hayan quedado, produciendo compuestos sulfúricos volátiles como resultado de su metabolismo.

Dichos compuestos son los responsables por los olores nauseabundos.

El cepillado de la lengua es muy sencillo de ser realizado y puede utilizarse un limpiador lingual o un cepillo de dientes normal.

No obstante, como la lengua es un órgano muy sensible, el procedimiento debe ser realizado con todo cuidado para no lesionarla.

A continuación puedes ver cómo hacer el cepillado lingual de forma apropiada:

A- Saca la lengua todo lo que puedas, hasta que quede a la vista su parte posterior. Ésta es la zona donde queda acumulada la mayor parte de los residuos alimenticios.

B- Pásate con mucho cuidado en la lengua el cepillo de dientes o el limpiador lingual, limpiando de adentro hacia afuera y lavándolo varias veces con bastante agua. Repite esta operación más de una vez.

4- El control químico

Ciertos enjuagues bucales pueden ayudarte como un complemento de tu higiene oral, pero debes tener cuidado pues no todos te servirán.

Evita los que contienen alcohol porque pueden resecarte la boca, algo contraproducente para combatir el mal aliento.

Además, hay ciertos productos (tales como los rociadores, enjuagues y cremas dentales) que contienen sustancias que sólo sirven para enmascarar el mal olor.

Es recomendable que elijas un producto con agentes antibacterianos en su fórmula, tales como el dióxido de cloro estabilizado y el cloruro de zinc.

Estos compuestos químicos te ayudarán a neutralizar los compuestos sulfúricos volátiles.

Bien, espero que estas informaciones sobre lo que es bueno para el mal aliento te sean de bastante utilidad.

También te recomiendo que veas:

Un método natural que me ayudó a eliminar el mal aliento.

¿Te gustó esta entrada? Compártela con tus amigos:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *