A qué se debe el mal aliento

Actualizado: 27/07/2017

La halitosis ha sido siempre un flagelo para las relaciones sociales y ahora ha emergido como un tema de interés científico, despertando la atención de fisiólogos, bacteriólogos, químicos y hasta psicólogos.

Los profesionales están intentando descubrir a qué se debe el mal aliento basándose en estudios científicos.

El microbiólogo de origen canadiense Mel Rosenberg, que actualmente trabaja en la universidad de Tel-Aviv (Israel), hizo una publicación sobre este tema en la revista Scientific American.

Descubre a qué se debe el mal aliento

Algo que ya se sabe con total seguridad es que del 85% al 90% de los casos de mal aliento se originan en la cavidad bucal.

a que se debe el mal alientoÉste es un microsistema en el cual habitan millones de bacterias de cientos de especies con distintas necesidades nutricionales.

En el momento en que dichas bacterias allí presentes digieren proteínas, son liberadas sustancias que desprenden mal olor.

Las sustancias malolientes

Veamos cuáles son las principales entre dichas sustancias:

El gas sulfhídrico: resulta del metabolismo anaeróbico y genera el conocido olor a podrido.

El ácido isovalérico: suele ser encontrado en el sudor de los pies.

El escatol: es una sustancia que suele ser encontrada en las heces.

– La cadaverina: su nombre lo dice todo, normalmente está asociada a la descomposición corporal.

La putrescina: normalmente se la asocia a la descomposición de la carne.

Lo más notable es que los olores producidos por esas sustancias por lo general no son percibidos por quienes sufren de halitosis. Sin embargo, generan una repulsión enorme en las personas que con ellos se relacionan.

Es precisamente ahí donde está el gran problema social de un paciente de halitosis.

Prácticamente nadie se anima a decírselo de frente, a no ser sus familiares más cercanos, que muchas veces no son escuchados con la atención debida.

Estudios sobre los microorganismos de la superficie de la lengua

El Dr. Walter Loesche (ya fallecido), fue una autoridad mundial en caries y enfermedad periodontal.

Algunos de sus estudios probaron hace varios años que los microorganismos que habitan en la superficie de la lengua son distintos de aquéllos encontrados en la placa dental.

El grupo que el Dr. Loesche coordenaba en la Universidad de Michigan demostró que la principal zona que produce la halitosis no es la placa dental como se imaginaba hasta aquel momento.

En realidad es la parte más posterior de la superficie de la lengua, bien al fondo de la cavidad bucal.

La explicación encontrada es muy sencilla. Esa zona de la boca recibe un flujo salival bastante limitado y contiene un número elevado de invaginaciones (pequeñas criptas), habitadas por millones de microorganismos.

Es en ese local privilegiado que las bacterias digieren las proteínas de los restos alimenticios que allí hayan quedado.

Además, también digieren las proteínas que contiene el goteo retronasal, el flujo que gotea sin que prácticamente nos demos cuenta desde los senos de la face hacia la faringe.

Otras causas del mal aliento

No obstante, también podemos encontrar otras causas del mal aliento originado en la boca.

La mala conservación dental, los restos de alimentos en el espacio interdental por la falta de uso del hilo dental, la inflamación de las encías y los abscesos, son algunas de las principales.

Por otro lado, menos de un 10% de los casos de halitosis son generados por inflamaciones de las fosas nasales, procesos infecciosos de las amígdalas y afecciones del estómago u otras zonas del aparato digestivo.

Por último, hay algunos factores que también debemos tener en cuenta:

La saliva contiene sustancias que pueden ser consideradas como verdaderos bactericidas naturales. En situaciones normales, su flujo constante “lava” toda la cavidad oral.

Por ese motivo, es fundamental evitar o combatir cualquier situación que perjudique el flujo salival y reseque la boca, pues esto podrá desarrollar mal aliento.

La deshidratación, el ayuno prolongado, el aire acondicionado, el estrés, hablar por mucho tiempo y respirar por la boca, aparte de muchos medicamentos, son claros ejemplos de factores que pueden causar el resecamiento bucal.

El cigarrillo, que también reseca la boca, puede perjudicar las encías y aumenta el goteo retronasal. Por otra parte, deja residuos que cambian el aroma de la cavidad oral, por lo tanto, es un fuerte causador de la halitosis.

Bueno, por hoy ha sido todo y espero que estas informaciones sobre a qué se debe el mal aliento te hayan sido de utilidad para aclarar tus dudas.

También te recomiendo que veas:

Un método natural que me ayudó a eliminar el mal aliento.

¿Te gustó esta entrada? Compártela con tus amigos:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *